#Trabajo, esfuerzo y sacrificio

Cuando trabajo significa dedicarte a una serie de tareas todos los días y el tiempo necesario para poder alcanzar la meta que te hayas propuesto. Cuando esfuerzo significa ir más allá de los límites que te marca tu cuerpo y superarte constantemente para ser mejor cada día. Cuando sacrificio significa dejar de hacer otras cosas para dedicarte a trabajar y esforzarte en aquello que crees ciegamente.

En la lucha por inculcar estos valores, ya saben; trabajo, esfuerzo y sacrificio, hemos colgado en el aula de 4ºB un cartel con frases relativas a los mismos. La selección se hizo a partir de una lista de cerca de 40 opciones de las que fueron elegidas las cuatro primeras. Este fue el resultado, pero está invitado todo aquel que desee verla in situ.

1º. Mi padre siempre me decía: encuentra un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar el resto de tu vida. Jim Fox.

2º. El éxito es fruto del trabajo y de la confianza en el trabajo. Con ello no habrá duda alguna de que triunfarás, hoy o mañana, pero al final triunfarás. Dusko Ivanovic.

3º. Lo peor en la vida es decir: pude intentarlo y no me atreví. Cada cual debe correr sus propios riesgos. Arturo Pérez-Reverte.

4º. A menos que creáis en vosotros mismos, nadie lo hará; este es el consejo que conduce al éxito. John D. Rockefeller.

Hoy acabo de leer otra muy interesante que también les dejo:

“(…) No importa cuán estrecho sea el camino, cuán cargada de castigo la sentencia. Soy el amo de mi destino; soy el capitán de mi alma”.

William Ernest Henley.

Realmente es fe lo que hay que tener en el trabajo. Creer que con ello alcanzarás todas las metas que te propongas, justo como dice Ivanovic. Y digo esto porque los resultados se ven al final, lo difícil es confiar en uno mismo cada día y no rendirse nunca. Quien tiene esa fe, al final lo consigue. También hay que saber esperar. Creo que anda por el blog una poesía que me citó un gran amigo y compañero de Alcaudete y que a mí me ayudó mucho en su momento. Por eso, en tal caso, vuelvo a recordarla ahora:

Sabe esperar, aguarda que la marea fluya —así en la costa un barco— sin que al partir te inquiete. Todo el que aguarda sabe que la victoria es suya; porque la vida es larga y el arte es un juguete. Y si la vida es corta y no llega la mar a tu galera, aguarda sin partir y siempre espera, que el arte es largo y, además, no importa.

Antonio Machado.

Y no importa que ahora no la entiendan muy bien ustedes, queridos alumnos. Tenerla presente para cuando crezcan y la necesiten. Hay que seguir luchando y morir con las botas puestas, el fracaso es de los cobardes que se rinden, el éxito es sólo para quien se deja el pellejo en lo que ama.

Nota: Entrada antigua de blogspot (25.01.2011). Y dedicada ahora especialmente a mis alumnos de Torre del Mar.

Comentarios