#Rodéate de inteligencia y sabiduría

Tengo entre mis frases preferidas una de Baltasar Gracián recogida de ‘El Arte de la Prudencia’ que la recuerdo más o menos así: Sea el amigable trato escuela de erudición y la conversación práctica que haga de los amigos maestros.

image

Foto: Steve McCurry.

Desde hace mucho que admiro a personas que aman lo que hacen porque he tenido la oportunidad de conocerlos. Tuve la suerte de recibir magisterio de maestros y profesores vocacionales que vivían sus clases con mucha pasión. Y ahora, he tenido mayor suerte de encontrarme con personas que han pasado a ser compañeros, pero no he dejado de aprender de ellos. De ahí que cuando tropecé con la frase del autor de ‘El Criticón’ la guardé entre mis favoritas. 

Recientemente ha ocurrido un pequeño cambio laboral, un cambio de centro, si no recuerdo mal es el décimo que visito. Éste ha sido por decisión personal, pues le he cogido gusto a ir de aquí para allá con la maleta y los libros.

El caso es que ya he contado la suerte que tiene uno de trabajar con compañeros así, grandes sabios, gente de la vieja escuela, de la necesidad de aprender de memoria la lista de los reyes godos sólo para ejercitar el tarro, pues: ¿acaso no es un músculo como cualquier otro que si deja de usarse se atrofia? (Ricardo Moreno, El panfleto antipedagógico). Profesores de aquellas clases magistrales que todo lo sabían cuando la única wikipedia se encontraba en su tiza. Mientras ahora algunos imbéciles creen que con internet ya está el mundo salvado. La cultura requiere de maduración, de reposo, esperar a que se asiente, a que se dore con el paso del tiempo a través de las experiencias y reflexiones de las personas. Y esto sólo es posible transmitirse con la ayuda de un buen maestro.

Pero no era de la importancia de maestros o profesores de lo que yo venía a hablarles, sino de la importancia de rodearse de gente sabia, de la famosa frase de Baltasar Gracián. Y para ello quería dejarles un poco más del texto al respecto aprovechando ahora que ando leyéndome a este aragonés, nacido en Calatayud.

“1. Trata con quien puedas aprender. Convierte siempre el trato amigable con gente que sean escuela de erudición, y cuya conversación sea enseñanza culta. Haz de tus amigos maestros, aprovechando el gusto de conversar para el útil aprendizaje. Ten buena relación con los entendidos, valorando lo que te dicen, recibiendo con aplauso lo que te enseñan y tiene sabiduría. Generalmente nos ganamos al otro, al realzar sus virtudes. Frecuenta con atención las casas de aquellos caballeros que aman más el heroismo que la vanidad. Hay hombres con fama de ponderados que, además de ser ellos mismos ejemplo de grandeza y buen trato, también se rodean de personas sensatas.

15. Rodéate de gente inteligente. La felicidad de los poderosos está en acompañarse de personas con sabiduría, que le saquen de todo aprieto causado por la ignorancia, que le ayuden a luchar con las complejidades de la vida. Singular grandeza es servirse de sabios, grandeza que supera el bárbaro gusto de Tigranes, aquel que cometía el error de usar como criados a los reyes vencidos. Absurda nobleza es la que hace siervos a los que la naturaleza dotó para dirigir. En el mundo hay mucho qué aprender y poco tiempo para conocerlo, y no se vive si no se conoce. Es pues, una singular destreza el adquirir sabiduría gratuitamente, y es lo que logras escuchando mucho a muchos, que así luego sabrás más que todos. Dice una sabia sentencia: por la boca de muchos hablan los sabios que les aconsejaron. De este modo, consigues crédito de entendido con el esfuerzo ajeno. Estudian aquéllos primero la lección y te sirven a ti la quintaesencia de su saber. Si no logras sacar sabiduría de la experiencia de tu vida, búscala en la de tus relacionados.”

Y porque sólo entre grandes puede uno superarse a sí mismo como el boxeador que se entrena con el sparring y no con aquél que vence fácilmente. Sólo cuando estén ustedes entre los grandes sabrán reconocer el Olimpo de los dioses. Claro, siempre y cuando sepan mirar. Ningún tonto supo reconocer a un sabio.

Nota: Publicado hoy en blogspot en 29/04/2012. Hoy se la dedico a mis dos amigas de Alcaudete, antiguas alumnas, con las que pasé un día genial conversando de todo un poco, más yo que ellas, pues tengo por fea costumbre hablar por lo codos. Eso sí, cuando me sacan unos temas que me tiran de la lengua. De modo que, a vosotras: Silvia y Almudena.

Comentarios