Patricia tiene un blog

Después de algunos años e institutos a mis espaldas, creo haberme dado cuenta de que esta profesión, con un poco de suerte, te brinda regalos muy significativos, especiales. Aparte de la relación que pueda uno tener con sus alumnos cuando adviertes que el mensaje llega, y entonces te transportas al cielo en una nube, y todas las horas de trabajo te parecen pocas, y piensas que siempre merece la pena, y que eso por lo que luchas y en lo que confías le sirve a alguno de ellos, y que todo no está perdido, y que hay esperanzas, y que la vida huele a rosas y todo eso que le ocurre a uno cuando flota en el aire. Como decía, aparte de esos raros momentos, a veces, ser profesor te hace otro tipo de regalos, como el de encontrarte con gente estupenda con la que congenias y compartes la forma de ver la vida. Encontrarte con colegas de profesión con tus mismas inquietudes.

Comentarios