La luna de Armstrong

La tercera fotografía de Imágenes para la Historia es de las más controvertidas de toda la colección que vamos a publicar. Hablamos de las imágenes que la llegada del hombre a nuestro satélite fueron vistas en todo el planeta. En la actualidad sigue siendo un enigma la veracidad de estos hechos, pero además de si fueron ciertos o no, existen otras cuestiones que deberíamos plantearnos.

Guerra Fría
Viaje a la Luna (1969)
NEIL ARMSTRONG

FOTO: Neil Armstrong —Viaje a la Luna (1969)

FOTO: Neil Armstrong —Viaje a la Luna (1969)

Neil Armstrong (Ohio, 1930), autor de la fotografía, fue el primer hombre que pisó la Luna. Tras graduarse en ingeniería astronáutica fue piloto de la marina de los EE.UU. Participó en la guerra de Corea hasta que ingresó en la NASA, donde fue el comandante del Apolo 11 protagonizando el primer alunizaje del ser humano. A su regreso fue nombrado responsable de las actividades aeronáuticas, pero abandonó la organización en 1971 para incorporarse como catedrático en la Universidad de Cincinnati. Falleció en 2012 con ochenta y dos años, convirtiéndose en un símbolo mundial.

En la imagen aparece el astronauta Aldrin Buzz. Se puede distinguir la ausencia de estrellas y un encuadre perfecto. El reto era hacer visible para los ciudadanos de a pie la utilidad de los ingentes esfuerzos, tanto materiales como humanos, gastados a mil kilómetros sobre sus cabezas. Habían alunizado en el Mar de la Tranquilidad el 20 de julio de 1969 y trabajaron en su superficie durante 2,6 horas, recogiendo muestras de polvo y rocas lunares. También colocaron instrumentos que medían la actividad sísmica, el calor y el magnetismo de la Luna. Tras 50 años de la mítica frase: «un pequeño paso para el hombre un gran paso para la humanidad», Armstrong tenía la esperanza de que se iniciaría una nueva misión para recoger una de sus cámaras de fotos allí olvidada.

La misión del Apolo 11 —entre otras— fue un movimiento en respuesta a los rusos durante la Guerra Fría. La irrupción de los satélites artificiales en el panorama geopolítico internacional se produjo en uno de los momentos más delicados de la historia militar, apenas unos años después de la segunda Guerra Mundial y el descubrimiento de la bomba atómica al término de ésta. En 1957 la URSS lanzó a la órbita terrestre el satélite artificial Sputnik, dando origen a la carrera espacial con EE.UU. por la oleada de pánico e indignación que provocó en la opinión norteamericana. Acabado este período de confrontaciones, asistimos a una nueva etapa de colaboración entre los países enfrentados.

Actualmente existen aún muchas cuestiones importantes pendientes de investigación. Sin embargo, resulta irónico pensar que lo que empujara en realidad al ser humano a salir de la órbita terrestre no fuera motivo exclusivo de la ciencia, sino la propaganda de un modelo político a difundir.

Autor: Lola Martín Palomo

Comentarios