La guerra en el cine (Segunda Guerra Mundial)

Existen innumerables películas sobre la segunda Guerra Mundial y el genocidio nazi, en Internet podrán encontrar seguramente recopilaciones más completas que ésta que recojo en este tema. Sin embargo, he decidido mostrarle la mía personal porque atiende al deseo de no dejar fuera ninguno de los aspectos más importantes tratados en el cine (al menos los que yo recuerdo) del este fenómeno histórico del que no parece hayamos aprendido prácticamente nada.

Sobre operaciones militares y la vida en el frente de guerra yo destacaría Salvar al soldado Ryan, pues recrea en sus primeros treinta minutos el desembarco de Normandía a la perfección según la crítica. Algo más clásico encontrarán en El día más largo donde no nos dejan muy bien a los españoles en eso de averiguar de dónde son los cadáveres. Sin salirnos de la guerra europea podemos disfrutar del clásico Sangre, sudor y lágrimas, para las batallas en el Mediterráneo, Hundid el Bismarck para subirnos a bordo de un submarino alemán en el Atlántico; también podemos viajar al frente oriental en Stalingrado o Enemigo a las puertas, o llegar directamente hasta el final del conflicto en el Berlín ocupado por los rusos con El hundimiento y contemplar la magnífica representación que hizo Bruno Ganz de Adolf Hitler. Si lo que nos mola es el género biográfico, qué mejor que ver la obra que se rodó sobre el controvertido general norteamericano George Smith Patton. La delgada línea roja es otra de las maravillas que han trasladado la guerra al cine, esta vez en la lucha de Estados Unidos contra Japón en el Pacífico. En este sentido también pueden ver La batalla de Midway, Cartas desde Iwo Jima o Banderas de nuestros padres; ésta última además de tratar la polémica de la famosa fotografía de Joe Rosenthal que ganó el Pulitzer, nos narra las dificultades financieras que tuvieron los yanquis para mantenerse en el conflicto. El bombardeo de Pearl Harbour está perfectamente documentado en Tora! Tora! Tora!, pero si lo que prefieren es un toque romántico ambientado en el Hawai invadido no se pierdan De aquí a la eternidad, con una de las escenas más eróticas de la historia del cine. El puente sobre el río Kwai plantea la disyuntiva de respetar o no el código de guerra y la Convención de Ginebra, mientras que ¿Vencedores o vencidos? es mi preferida para abordar lo que fue la guerra, y aún más, el fenómeno del nazismo con ese paso tan importante que dio el derecho internacional en los juicios de Nuremberg. Se trataron allí los más horribles abusos cometidos por el régimen, que fueron representados en la gran pantalla por innumerables películas desde El último tren a Auschwitz, La lista de SchindlerEn Amén se critica el papel de la Iglesia ante el holocausto judío y en El Pianista de Roman Polanski se ve cómo vivían en el mayor de todos los guetos, el de Varsovia. Pero si pertenece usted al bello sexo y aún no ha tenido la suerte de que un hombre le presente a Guido, debieran agradecerme la recomendación de La vida es bella; eso sí, será un antes y un después en sus anhelos amatorios, pues toda mujer que se precie se merece un Guido en su vida. Y bueno, por qué no incluir para terminar a dos maravillas del celuloide ambientadas en este conflicto aunque no tengan ningún interés histórico; me refiero a Doce del patíbulo y Casablanca. La primera es una película de esas en las que se traza un plan que te mantiene en tensión hasta el final por el miedo a que algo falle. La segunda es un pecado no haberla visto ya, yo no me canso de hacerlo. Casablanca es una historia de amor como pocas se han llevado al cine. Preparen palomitas y gocen.

De nada.

Fotografía de cabecera: Maximilian Schell y Richard Widmark en un fotograma de la película que aborda los famosos juicios de Nuremberg: ¿Vencedores o vencidos?

2 Comments La guerra en el cine (Segunda Guerra Mundial)

  1. Anónimo

    Esta entrada me ha traído a la mente una película. No es una película de la segunda Guerra Mundial, pero es una auténtica joya del cine bélico. Hablo de “La batalla de Argel”. Pocas películas he visto que han despertado más mi interés por saber más de un conflicto, de cómo se rodó y sobre todo de hablar de ella, de comentar las escenas, y empezar un debate maratoniano. Trata la independencia de Argelia, hace un análisis de la violencia de ambos bandos en el conflicto: por un lado las torturas realizadas por el ejército francés y por el otro los ataques terroristas del FLN (Frente liberación nacional) argelino. Cabe decir que las “técnicas de tortura extremas” descritas en las película por parte de los militares franceses para sacar información fueron exportadas a otros conflictos. Es cruda, casi un documental, atacada desde varias perspectivas y por expreso deseo de su director –Gillo Pontecorvo- rodada “en caliente” –los hechos estaban muy recientes cuando la película se filmó. Y si alguien tiene duda en si verla o no, basta decir que como muchas otras obras magistrales ha sido censurada por bastante tiempo. Eso sí, recomendaría leer acerca del conflicto para sacarle el máximo jugo. Es toda una lección de historia y perfecta para plantear, no uno, sino veinte debates… ¡Ojalá me la hubieran puesto en el instituto!
    Alien.

    Reply
    1. Rafa.

      Yo estuve a punto de ponerla en el Politécnico. Una chica ciega y el hecho de no tener los subtítulos me lo impidieron. Luego la he visto hace poco y no sé hasta qué punto gustaría a niños de 17 años, pero sí, tuvo varios premios y es un clásico de la descolonización.

      Reply

Comentarios