La guerra de Capa

No podía ser de otra manera, había que cerrar la serie de Imágenes para la Historia como se empezó, con Robert Capa. Desde aquél Miliciano caído de Cerro Muriano o de donde fuese, hasta la mayor operación de guerra de la historia, qué ocurrió para que despreciara la vida una y otra vez. Escribió en sus memorias lo que sigue: «Si en este punto de la historia mi hijo me interrumpiera y preguntara: ¿Cuál es la diferencia entre el corresponsal de guerra y cualquier otro hombre uniformado?, diría que el corresponsal de guerra consigue más bebida, más chicas, mejor paga y mayor libertad que el soldado, pero que, a esas alturas del juego, tener la libertad de elegir su lugar de destino y que se le permita ser un cobarde y no ser ejecutado por ello es su tortura. El corresponsal de guerra tiene su apuesta -su vida- en sus propias manos y puede ponerla en este caballo o en aquel o de nuevo en su bolsillo en el último minuto. Yo soy un jugador. Decidí ir con la Compañía E en la avanzadilla». Si no han leído otras entradas de esta serie, les invito a que lo hagan para hallar la respuesta. Y busquen, busquen el blog a Robert Capa.

Segunda Guerra Mundial
Desembarco de Normandía (Omaha, 1944)
ROBERT CAPA

FOTO: Robert Capa —Desembarco de Normandía (Omaha, 1944)

FOTO: Robert Capa —Desembarco de Normandía (Omaha, 1944)

Robert Capa (Budapest, 1913) se encontraba tumbado en la cama de su apartamento de Nueva York, cuando una carta en el suelo le hizo levantarse: era el ofrecimiento para viajar a Europa y cubrir la segunda Guerra Mundial. Tras un primer contacto en Inglaterra, más tarde se empotró con las tropas aliadas en el norte de África y desde allí almacenaría las imágenes más impactactes del conflicto más importante de la historia.

Fue el único reportero que desembarcó en la segunda oleada secundaria de la primera de desembarcos en el «Día D». Aunque del carrete utilizado se conservan sólo once tomas. Una de las más conocidas es la de un soldado arrastrándose entre las aguas de la playa de Omaha. Según el historiador Lowel Getz se trataba de Huston S. Riley, quien fue herido y arrastrado hacia la base de un acantilado por dos hombres. Uno de ellos, según recuerda, era un fotógrafo. Más tarde, después de haber sufrido un desmayo, como cuenta en sus memorias (Ligeramente desenfocado), Capa se despertaría dentro de uno de los buques como un fiambre.

El desembarco de Normandía fue la mayor operación anfibia de la historia llevada a cabo por los ejércitos aliados de EE.UU., Reino Unido y Canadá sobre la costa atlántica francesa. Su nombre en clave era «Operación Overlord». La misión consistía en dos partes: tomar el control de las vías de comunicación para evitar la llegada de refuerzos, y bombardear las costas preparando así el terreno para las tropas de infantería. De las cinco playas elegidas, la playa de Omaha fue el objetivo más complicado, ya que el bombardeo fallido y la gran resistencia encontrada por parte de los alemanes hicieron dudar de su éxito. Incluso se pensó en la retirada de tropas y concentrar el apoyo en otra zona. La situación llegó a salvarse gracias en gran medida al general Willard G. Wyman y al coronel George A. Taylor. De ellos son estas palabras: «En esta playa solo van a quedarse dos tipos de personas: los muertos y los que se morirán; ¡y ahora, a salir por patas!».

Normandía fue uno de los puntos de inflexión que llevarían al desenlace final de la guerra. A partir de ahí los aliados iniciaron la recuperación de Europa Occidental en manos de los nazis. Las fotos de Capa dieron la vuelta al mundo provocando una imparable oleada de motivación hasta la definitiva derrota del fascismo.

Autor: Rocío Campos Campos

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.