La decisión por Pepa Cabello

Hace un par de cursos le pedí a Pepa* que contribuyese en mi blog con un artículo sobre la elección de la carrera y este tipo de temas que tanto les preocupa a mis alumnos.

Esta fue su aportación:

Cuando se tienen 16, 17 años es casi imposible pensar de una manera realista en cómo será tu vida a los 30, que es cuando se supone vas a alcanzar un buen grado de madurez y desarrollo personal. Por un lado no se tiene experiencia en casi nada que sea importante, pues no ha dado lugar. Por otro, a esa edad lo único que debería ocupar tu mente son los temas propios del momento (amores, desamores, fantasías, sueños).

Pocas veces tengo la ocasión de descubrir que alguno de mis alumnos (chicos o chicas, en este caso da igual), tiene sueños o metas para su vida. En cambio, sí me tropiezo cada curso con una pregunta muy poco original: ¿qué puedo estudiar que se estudie poco, se trabaje menos y se gane mucho dinero? Siempre respondo que cuando lo sepa, ya no estaré para responderles, pues habré ido yo también a disfrutar de ese chollo.

En estos tiempos de crisis, en los que parece que nada tiene futuro, los estudiantes que ahora se enfrentan a elegir el comienzo de su camino formativo que después será su carrera profesional, en mi opinión, tienen la suerte de poder elegir desde sus deseos, ya que en principio, ahora muy pocas carreras tienen una salida clara, es decir, ninguna a priori está de moda. Por eso deben pensar qué es lo que se les da bien, qué imaginan que les gustará hacer cuando sean más mayores y qué es lo que de verdad les hace ilusión. Y los animo porque cuando les llegue la hora de entrar en la dura competencia del mercado laboral, se van a encontrar con que habrá pasado esta terrible crisis y si han sabido aprovecharse de esos años de formación, que son maravillosos en la vida de cualquiera que los ha disfrutado, verán que están en una buena situación de partida para iniciar otra etapa muy diferente que es la del trabajo.

En este sentido, aún es más importante formarse para trabajar en lo que a cada cual le gusta, porque la vida laboral será cada vez más larga. Presentar la solicitud el primer día vale tanto como el último, por eso es interesante consultar, hablar y expresar todo lo que necesites saber sobre esta decisión que no olvides que no es irreversible, pues siempre hay posibilidades para rectificar.

Otro aspecto muy valioso para elegir tus estudios, es que tienes que hacerte consciente de que ese dicho tan conocido se hace realidad: quien algo quiere, algo le cuesta. Te enfrentarás a nuevas dificultades, algunas te pondrán contra las cuerdas hasta el punto de que querrás tirar la toalla y abandonar, bien porque tu método de estudio te des cuenta que no es el adecuado, bien porque te cueste motivarte para aprender ciertas materias que no te gusten tanto, o simplemente porque tengas que esforzarte más de lo que habías pensado.

Por último, piensa de verdad en lo que te gusta. Estudia artes, historia, matemáticas, veterinaria, mecánica, peluquería, electrónica, criminalista, medicina, fotografía, idiomas… pero estudia y haz todo lo que puedas para ser mejor, para superar las dificultades y llegar a conseguir tus sueños, que son al fin y al cabo, los que te ayudarán a buscar soluciones para salir adelante, en definitiva, a vivir con pasión.

Mucha suerte.

Pepa Cabello fue orientadora en el IES José Hernández donde coincidí con ella. Ahora ha saltado a Primaria trabajando para varios colegios. Licenciada en Pedagogía (UMA) y Psicología (UNED) colabora con algunos diarios malagueños como SUR, también realiza una labor de tutoría y formación de futuros maestros y profesores, aparte de otras actividades como la edición de libros, fotografía, etc. Siempre sorprendiendo en cualquier campo cuando menos se lo espera uno.

https://twitter.com/pepacabello

Muchas gracias Pepa por esta nueva colaboración.

Nota: entrada rescatada de blogspot (26.02.2011).

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.