La crisis política de España en la primera mitad del XX. Una reflexión personal

Este curso, como otros, en clase intentamos reflexionar sobre la historia. Y en clases de Historia de España para bachillerato no puede ser menos. La nuestra es una historia trágica, marcada por el odio y la sangre derramada en numerosos enfrentamientos fraternales. Para este final de curso, como colofón y aprovechando la entrada a la guerra civil española he querido elaborar un pequeño texto que trate a vuela pluma los aspectos políticos esenciales desde la crisis del 98 hasta el golpe militar de Franco. En la línea que llevamos analizando toda la historia de nuestro país, he querido hacer un paralelismo con la situación política actual a modo de juicio personal. No podemos negar que vivimos en un Estado y en un estado de enfrentamiento político-social constante, y he tenido a bien que se reflexione sobre ello a partir de estas palabras que ahora siguen.

Desde que España perdió sus últimas colonias de Cuba, Puerto Rico y Filipinas, hasta que Franco edificó el régimen de su dictadura personalista, nuestro país fue un laboratorio de experimentos políticos que nunca triunfaron por falta de voluntad, o mejor, de cultura liberal-democrática: el regeneracionismo de los partidos dinásticos, la dictadura de Miguel Primo de Rivera y la segunda República, tanto de izquierdas como de derechas. En este sentido diré que existen teorías que otorgan mayor importancia a un sistema de valores políticos, de reglas morales, creencias, expectativas y actitudes compartidas que caminan en la consecución de la justicia y la igualdad, de la tolerancia, la libertad y el bienestar social como el conjunto de principios indispensables para alcanzar la solidez de un régimen democrático. Alexis Tocqueville llamó a esta «cultura política» como los «mores» (costumbres), un término genérico que alude a los hábitos y comportamientos ampliamente compartidos por la sociedad. Dicho de otro modo, si no existe el convencimiento general por alcanzar un lugar común donde todos tengamos cabida, difícilmente podremos construir un sistema que satisfaga las expectativas de todos los que nos vemos obligados a convivir en él. (…)

Quien desee leer el texto íntegro puede descargárselo desde el siguiente enlace: La crisis política de España durante la primera mitad del siglo XX.

Comentarios