El camino de Ruanda

Si estos son ruandeses, desde luego nada tienen que ver con los que me he cruzado durante los dos meses que he permanecido recorriendo el país de las mil colinas. De no ser por las condiciones en las que se encuentra este edificio, pensaría que he terminado en el JFK de Nueva York o en el Midway Internacional de Chicago. Muchos de los negros que se pasean aquí parecen salidos de un videoclip del cantante rapero Snoop Dogg. Ataviados con collares, anillos y colgantes, relojes de pulseras que harían de palacios para cuco. Ropa con motivos y colores de los «iuesei», como si las prendas hubiesen sido tejidas con la bandera del Estado que dirige Obama. Hasta dónde llega la globalización, pardiez. Si esto es África, que baje Mandela y lo vea.

Continue reading

Life and Jobs

We don’t get a chance to do that many things, and every one should be really excellent. Because this is our life. Life is brief, and then you die, you know? And we’ve all chosen to do this with our lives. So it better be damn good. It better be worth it.

Steve Jobs, genio.

El ejemplo de Meneses

«Comprendió la vida. La vivió intensamente. Fue espléndido a la hora de dar a la vida todo lo que tenía que darle… Vivió con valor, con vigor, con una insólita integridad».

Edward Steichen sobre Robert Capa

De haber sabido que la publicación de mi artículo rondaría el centenario del nacimiento de Roberto Capa hubiese hablado de él por motivos comerciales, pero como no fue así y tampoco soy muy de venderme el destino ha querido que en el cumpleaños del maestro recordemos a otro grandísimo de este mundo.

La última vez que vi a Enrique Meneses fue en Cuba, me llevé su libro a la isla. Sí, esto es tanto como decir que no lo vi nunca, pero desde entonces no he podido evitar acordarme con bastante frecuencia de este viejo periodista que tenía la grandeza de atender a personas como el que firma lo que escribe. Les paso un fragmento de la conversación que intercambié con él en mayo de 2011.

Continue reading

Mrozek para principiantes

Hacía tiempo que después de leer uno de los relatos que contiene este librito en Jot Down sobre la revolución no pude resistirme a comprarlo. También le regalé otro a Pepa Cabello. Igual ya hablé de él en alguna entrada anterior. Me suena que lo mencioné.

Portada de La vida para principiantes de Slawomir Mrozek con ilustración de Chaval.

El caso es que lo tenía a medio terminar. Es corto, pero como ya me conocen, soy un lector promiscuo y combino, alterno y engaño a varias novias que tengo. El otro día intenté poner orden y colocar a algunas en las estanterías. Me salió un anaquel entero de libros a medio terminar. Por lo que sea, algunos se me agotan en el trayecto y corto relación. Ojo, sólo hablo de terminar, no de aquellas que he empezado y no llegaron ni al segundo café.

Continue reading