Los pueblos de Popper

El error fundamental de la doctrina que hace coincidir la nación con el Estado es el supuesto de que los pueblos o naciones existen antes que los Estados —algo así como raíces— como unidades naturales, que en consecuencia deberían estar ocupados por estados. Pero la realidad es la contraria: son los pueblos o naciones los creados por los Estados.

Karl Popper, filósofo.

La nación de Renan

Antes que la cultura francesa, la cultura alemana, la cultura italiana, está la cultura humana. Ved a los grandes hombres del Renacimiento; no eran ni franceses ni italianos ni alemanes. Habían reencontrado, a través de su trato con la antigüedad, el secreto de la verdadera educación del espíritu humano, y se consagraron a ella en cuerpo y alma. ¡Cuán bien hicieron!

Ernest Renan, —¿Qué es una nación?,
Conferencia dictada en la Sorbona, París, 1882.

Nacionalismo, Nación y Estado

El nacionalismo es una ideología y movimiento sociopolítico que surgió junto con el concepto de nación propio de la Edad Contemporánea en las circunstancias históricas de las revoluciones liberales burguesas desde finales del siglo XVIII.

El Roto. Orgullo nacionalista

El Roto. Orgullo nacionalista

La nación la compone un conjunto de personas que poseen la conciencia de una identidad común, que los distingue de otros pueblos. Esta conciencia está basada en experiencias históricas comunes —que, en parte, descansan en el mito— y en otras características compartidas como la proximidad geográfica y una misma cultura que abarca la literatura y la lengua. Las señas de identidad como vemos van desde las propias costumbres y formas de comportarse hasta la lengua, la etnia, etc. Señas que se supone les hacen diferentes al resto de naciones.

Continue reading

El siglo XX nos habrá enseñado que ninguna doctrina es por sí misma necesariamente liberadora: todas pueden caer en desviaciones, todas pueden pervertirse, todas tienen las manos manchadas de sangre: el comunismo, el liberalismo, el nacionalismo, todas las grandes religiones, y hasta el laicismo.

Amin Maalouf en ‘Identidades asesinas’.