El único camino para escapar pasa por tu mente: se llama imaginación. Si no sabes cómo trazarlo usa el de otros: se llama libro.