La mirada

Desde muy pequeño siempre sentí gran atracción por la imagen. Me gustaba dibujar sobre todo monstruos. Debí de heredar esta predilección de mi abuelo materno quien dominaba la pintura y tenía cursos de dibujo y de ilustración comercial. Siempre fui bastante creativo, recuerdo que andaba todo el tiempo inventando la manera de cómo cambiar el aspecto de la bicicleta o el monopatín. Mi preocupación por lo estético ha sido una constante en mi vida y de un modo u otro lo sigue siendo. Pero más allá de que me atrape el mundo del diseño o del arte figurativo en general, el descubrimiento de la fotografía fue un momento muy importante en mi vida.

Continue reading

El hombre de Kapuściński

El hombre medio no muestra especial interés por el mundo. A él ha venido y en él se ve obligado a vivir, y no tiene más remedio que afrontar este hecho lo mejor que pueda y sepa; cuanto menos esfuerzo exija, tanto mejor. Mientras que la absorbente empresa de conocer el mundo requiere un esfuerzo gigantesco y una dedicación absoluta. La mayoría de la gente tiende más bien a desarrollar habilidades contrarias: mirar para no ver y escuchar para no oír.

Ryszard Kapuściński, Viajes con Herodoto.