No empatizar con el sufrimiento ajeno. Esto es sencillamente lo que nos ha llevado a aprovecharnos los unos de los otros. Unos como esbirros, el resto como cómplices impasibles.