Sobreponerse a los prejuicios y a los aborrecimientos no está inscrito en la naturaleza humana.

Amin Maalouf en ‘El desajuste del mundo’.