#Lo tenemos todo

Ocurrió el otro día en clase en el centro de adultos donde trabajo. No fue en la mía, pero sería tan fácil que sucediera un episodio de estos que lo puedo imaginar sin dificultad alguna. El caso es que podría pasar en cualquier aula de este país de tontos del ciruelo y de la ciruela en el que nos hemos convertido, esforzándonos en alimentar la estupidez hasta que se nos ha quemado el arroz. Sí, perdonen que les diga, pero ya es demasiado tarde. Aunque aquí expertos de todo dan soluciones con ese aire solemne que parece dotar de credibilidad y lucidez las gilipolleces más grandes que puedan salir de la boca de un imbécil. Nos pasamos de frenada. Ya no hay vuelta atrás.

Continue reading

#El arte griego

Me paré de repente. La mirada se me quedó congelada en algún punto de la clase, y caí sentado en mi silla de profesor. Aquella pose introspectiva parecía digna de una fotografía de exposición, de esas que cuelgan con paspartú en elegantísimos marcos negros. La verdad es que el peso de la docencia es cada vez mayor. Y como me dijeron: «El toro cambia, pero el torero siempre es el mismo».

Continue reading

#Un café por un rabillo

Llevo varias notas, bocetos y pruebas, y sólo me salen ripios cuando intento escribir un artículo para explicarles mi desánimo en cuanto a la enseñanza. Así que he desistido incluso de esta pequeña empresa, pero no por ello puedo dejar de publicar una carta que me fue enviada por mi antigua alumna Silvia, estudiante de periodismo en la actualidad.

image

Si saben leer entre líneas, comprenderán fácilmente cuál es el problema de este asunto. Sólo les diré ya por último, que el motivo de este correo fue una petición que os hice allá por julio o agosto cuando pensaba que iba a cambiar de centro y quería comenzar mis clases con un texto escrito por alguno de ustedes a quien yo le hubiera dado clases.

“Posdata: Bienvenidos al nuevo curso escolar 2013/2014. El objetivo será ponerle el rabillo a la ene para convertirla en eñe. Me apuesto un café a que no lo consigo.”

Continue reading

Enseñanza de calidad

Acaso si hay alguna posibilidad de mejorar la calidad de la enseñanza, pasa únicamente por los alumnos y el profesor.

Fuente: desconocida (levemente modificado)

¿Un esqué…?

Esta mañana me he levantado pensando de qué modo podía ayudar a mis alumnos con sus técnicas de estudio. Por lo que se ve no es suficiente con todo lo que ya hago, pues tengo un dossier en el apartado de ‘documentos’ con varios archivos sobre ello. La cuestión es que se me pasó por la cabeza que lo mismo alguien ya colgó algo en youtube y quizás así sería más cómodo y amigable explicar esto.

Pero también me pregunto qué habría sido de mis alumnos si desde 1º de la ESO le hubieran enseñado a hacer esquemas. Estoy soñando, ¿verdad? Imposible, eh. Que todos los profes de Historia y Geografía, exigieran a sus alumnos que comprendiesen lo que leen y luego supieran ordenarlo en ideas simples en un papel… Ya te digo.

Continue reading

El Profe

Este curso, al cambiar de centro, el destino flexionaba una pierna apoyándola en la pared, con mucho garbo me guiñaba un ojo, y parece haberme concedido entretenimiento para rato. Lo digo porque disfruto como gorrino retozando en pastizal de mazorcas en la sala de profes. O sea, que tengo un colega con el que me divierto lo que no está escrito —nunca mejor dicho— y aprendo mucho más. Su nombre es Paco, pero habría que llamarlo don Francisco porque tiene talla de gigante, a su estilo, con esa gracia y esa gallardía andaluza. Él da sentido a la frase de Gracián cuando dijo aquello de sea el amigable trato escuela de erudición y la conversación enseñanza culta, un hacer de los amigos maestros. Aunque no vengo a hablarles de él, sino de la película que mencionó, que como es habitual en mí, apunto para ver todo cuando dice alguien que me parece interesante. Por eso tengo la videoteca repleta de las historias del celuloide que menciona Reverte, Garci, Alcántara… Paco, mi compañero, es muy de John Ford, pero otro día hablando sobre la enseñanza comentó una frase sacada más o menos de El profe (1971), de Mario Moreno, o más conocido como Cantinflas. Anoche la vi, y me acordé de mis alumnos, algunos de los que merodean por este blog. Qué poco ha cambiado esto con la América subdesarrollada de escuela pueblerina donde se desarrolla la cinta que les hablo. En El profe Cantiflas —Sócrates como personaje— lucha por enseñar en El Romeral, un pueblecito de Méjico. Los políticos corruptos del lugar lo impiden y ahí anda el maestro, en la lucha contra el sistema por una escuela digna. Lo único que no tiene de realista es el final, pero bueno, juzguen ustedes si quieren.

TÍTULO ORIGINAL: El profe 

AÑO: 1971.

DIRECTOR: Miguel M. Delgado.

GUIÓN: Mario Moreno.

REPARTO: Mario Moreno “Cantinflas”, Marga López, Víctor Alcocer, Ramón Valdés, Raúl Martínez, David Bravo, Eduardo McGregor, René Dupeyron y Arturo de Córdova.

SINOPSIS: Sócrates García (Cantinflas) un abnegado maestro que ha consagrado su vida a la enseñanza, renuncia a las comodidades de la gran ciudad para marchar al pueblo del Romeral, donde se requieren sus servicios. Allí deberá enfrentarse al poderoso cacique local, muy interesado en fomentar la ignorancia de los vecinos.

Fuente: Filmaffinity

#Y otra de arena

Cuando uno oye en la sala de profesores –menos mal que tiempo ha— que lo del informe PISA y tal es una cagarruta, y que los alumnos –y alumnas, claro— de hoy están mejor preparados que los de antes. Uno no puede más que retorcerse de dolor ante semejante estupidez. Eso o dar un grito en el cielo para tratar de que el ciego en cuestión vea por fin la luz. Aunque lógicamente, no hay más ciego que el que no quiere ver.

El caso es que hace unos cursos me ocurrió algo ‘asín’. Un compañero de cuyo nombre no quiero acordarme, decía que los chavalines que corretean por los pasillos de un ‘ies’ como auténticos salvajes saben hacer la «o» con un canuto más redondita que los de antes. Los mismos que pintan casi de todo menos su cuaderno, salvo en plástica. Hablando con el compañero de Dibujo, me dice que en sus clases cuando tienen que dibujar no dibujan, y en cambio en las mías dibujan –entre otras cosas ajenas a la Historia— y eso hace preguntarme si en la de Plástica harán Historia…

Continue reading

#Echar la pota

Últimamente suelo acordarme de la familia de algunos con más frecuencia de la que me gustaría. En concreto lo hago de sus madres, pues estos hijos de puta de distinto pelaje —en este caso no hay distinciones— me están provocando una úlcera estomacal cuanto menos. Creo que en los últimos años habré generado bilis suficiente como para que me explote la vesícula de una puta vez. Aunque no sólo son ellos, niet. A la causa también contribuyen los tontos del ciruelo que no se enteran de qué narices va la película, un ominoso largometraje que lleva varios siglos proyectándose en este país de mierda.

El Roto. Libertad de expresión.

El caso es que hoy tengo motivos suficientes para ciscarme en la santa de algunos porque mañana comienza la vuelta al tajo para los que pretendemos dedicarnos a lo de la tiza y tal. Y eso me ha hecho recordar que tengo un montón de compañeros interinos que se han dejado la piel en este trabajo ingrato y no van a estar ahí acompañándome. Y todo gracias a que estos lumbreras llevan mutilando el sistema educativo mucho antes de que tú y yo hubiésemos nacido.

Continue reading