Una ética como la de Norman

Llevo recomendando esta película desde que el blog es blog, o sea, hace ya casi una década. La primera vez que la vi fue de casualidad. No existían los neflis, yomvis, filmin y todas las plataformas que nos han devuelto a la legalidad y, sobre todo, nos hacen la vida más cómoda a quienes somos amantes del cine. La descubrí en la tele pasando canales una tarde aburrida. Unos chicos pegándole a la pelota de baloncesto, qué más necesitaba alguien que desde niño soñaba con jugar en la NBA.

Continue reading

La grandísima belleza

Cuando escribí La pena para este blog (o sin ningún motivo real porque a veces se hacen las cosas porque sí), una alumna preguntó de dónde sacaría yo esas historias. Bueno, lo que uno deja sobre el papel es el producto de un cóctel de vivencias, lecturas, cine, reflexiones… En mi caso, la película La gran belleza de Paolo Sorrentino fue una auténtica inspiración por varias cuestiones.

Continue reading

Los hombres de Hitchcock

— Los hombres como tú…
— ¿Qué les pasa a los hombres como yo?
— Que no les gusta el matrimonio…
— Me he casado dos veces.
— Juzga por ti mismo…

Diálogo entre Cary Grant y Eva Marie Saint, Roger O. Thornhill el fugitivo y la espía del FBI Eva Kendall en la maravillosa obra del cine clásico de Alfred Hitchcock Con la muerte en los talones (1959).

Cayó anoche y éstas no son las únicas palabras que pueden aprovecharse de tan magnífica cinta. Deberían verla… o mejor: no deberían perdérsela.

La guerra en el cine (Segunda Guerra Mundial)

Existen innumerables películas sobre la segunda Guerra Mundial y el genocidio nazi, en Internet podrán encontrar seguramente recopilaciones más completas que ésta que recojo en este tema. Sin embargo, he decidido mostrarle la mía personal porque atiende al deseo de no dejar fuera ninguno de los aspectos más importantes tratados en el cine (al menos los que yo recuerdo) del este fenómeno histórico del que no parece hayamos aprendido prácticamente nada.

Continue reading

El honor de la película de Alatriste

Llevo cinco alatristes y un rechazo a ver la película para evitar ponerle el careto de Vigo Mortensen por muy estupendo que estuviera o estuviese. Pero el caso es que la otra noche me dio por ahí y la empecé en el «aipa». Me resulta curioso que esté para todos los públicos en el «yutub». Ni idea de lo que tendrá que decir al respecto quien se lucra con ello, me refiero a los productores de la cinta, pero la cosa es que un servidor hace tiempo que colgó un fragmento de El club de los poetas muertos, cuyos responsables andan más fiambres que los propios rapsodas, y casi me dan una patada en culo porque violé no sé qué artículo de derechos de autor. A El Gatopardo ni siquiera le dejaron asomar los bigotes en el citado canal. Quiero decir que no entiendo por qué no pueden subirse cinco minutos de un film para comentar un detalle interesante, y en cambio, el alatriste está completo. Aunque este es otro tema y a lo que vengo es a hablar de por qué hay que ver al viejo y cansado soldado de los tercios de Flandes.

Continue reading