En la habitación de ‘Abadahemuka’

Me pregunto cuántos lugares como este habrá en el mundo. Lo hago cuando de repente me sorprendo a mí mismo sacando fotos, almacenando un reguero de imágenes por mera inercia como el que ve una iglesia aquí, una estatua de un célebre escritor allá. Clac, clac, clac. Sólo escucho el espejo de la réflex subir y bajar de forma intermitente. Inmerso en la composición, en la luz, en el encuadre, en capturar una expresión que sea diferente a lo que haya hecho antes. De pronto paro. Aparto el ojo del visor y miro alrededor. Lo que veo allí es un cuadro desolador: historias de niños marginados que luchan estoicamente tratando de vivir con dignidad.

Continue reading

El camino de Ruanda

Si estos son ruandeses, desde luego nada tienen que ver con los que me he cruzado durante los dos meses que he permanecido recorriendo el país de las mil colinas. De no ser por las condiciones en las que se encuentra este edificio, pensaría que he terminado en el JFK de Nueva York o en el Midway Internacional de Chicago. Muchos de los negros que se pasean aquí parecen salidos de un videoclip del cantante rapero Snoop Dogg. Ataviados con collares, anillos y colgantes, relojes de pulseras que harían de palacios para cuco. Ropa con motivos y colores de los «iuesei», como si las prendas hubiesen sido tejidas con la bandera del Estado que dirige Obama. Hasta dónde llega la globalización, pardiez. Si esto es África, que baje Mandela y lo vea.

Continue reading