Estudia para que no te manipulen

Desempolvando viejos diarios, buscando notas y anécdotas para el libro, me acabo de cruzar con una de Cuba. En Santiago estuve hospedado gracias a la ayuda de Santiago Lussón, uno de los hijos del exministro castrista Antonio Enrique Lussón.

Día del libro. El Roto.

Día del libro. El Roto.

Este hombre, que vivía cuidando a su madre en unas condiciones bastante humildes, jamás me habló ni del sistema represivo de la Isla, ni de política, pero se despidió de mí con estas palabras que resuenan ahora con fuerza cuando las leo después de tres años:

«Estudia para que no te manipulen. Todos los regímenes lo hacen».

Con la que está cayendo allí y aquí, detenerse en esta obviedad sólo puede hacerte ver que nunca cambiará nada.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.