Ese encanto indefinido que es en la mujer lo que el perfume en la flor, lo que el sabor en el fruto, pues no lo es todo en una flor ser hermosa, ni lo es todo en un fruto ser bello.

Alejandro Dumas, El conde de Montecristo.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.