El siroco del olvido

Desde que España abandonó la antigua colonia de Sáhara Occidental a su suerte en 1975, la población ha mantenido una lucha incansable contra Marruecos. En lo militar perduró hasta 1991 bajo la promesa de la ONU de celebrar un referéndum de autodeterminación. En la actualidad una parte (menos del 10%) vive segregada por el gobierno y las autoridades marroquíes, a quienes se ha denunciado en algunas ocasiones por violar los derechos humanos. Varios testimonios incriminan a Mohamed VI por el maltrato inhumano, con torturas incluidas en las cárceles de su país sobre jóvenes y mujeres saharauis. La otra parte de la población sobrevive en los campamentos de Tinduf (Argelia) entre la resignación y el olvido. Cuando viajé a Bojador pude asistir a la celebración del XL Aniversario del Frente Polisario y el Congreso del mártir Chej Blal Mahmub. Entre los temas más importantes que se expusieron, en la palestra se encontraba el regreso a las armas.

Deseo dar las gracias al pueblo saharaui por el recibimiento y el trato que me prestó. Un pueblo que se encuentra en las mejores condiciones para cultivar el odio y el rencor hacia mi país, y sin embargo siente todo lo contrario: amor para quienes estuvimos durante tan largo tiempo sometiendo sus tierras y explotando sus riquezas. Especialmente quiero agradecer a Warda, la joven que me enseñó desinteresadamente los lugares más recónditos de la wilaya, esa otra parte que no se cuenta.

Comentarios