El fotoperiodista James Nachtwey

Elegir el título de esta entrada para el blog no ha sido fácil. Colocar epítetos alrededor del nombre de James Nachtwey es complicado y encontrar justo el que mejor lo define aún más. Recuerdo, como me pasa con cierta frecuencia (Gervasio Sánchez, Robert Capa, Cartier-Bresson, García Rodero), que sus primeras imágenes no me cautivaron. El problema de esto es que su página web no está muy cuidada, sobre todo el tamaño de las imágenes. Sin embargo, con el tiempo, este fotoperiodista se ha convertido en uno de los tres o cuatro más grandes que conozco, y les digo, que hoy día la competencia es abrumadora por el aluvión de reporteros y de fotografías que inundan Internet.

“Every minute I was there, I wanted to flee.
I did not want to see this.
Would I cut and run, or would I deal with
the responsibility of being there with a camera”

Con esta entrada voy a marcarme el objetivo de convencerles por qué James Nachtwey está en el medallero de quienes se dedican a denunciar y mostrarnos la condición humana, las guerras y conflictos, situaciones extremas de hambre y enfermedades.

Hutu mutilado en el conflicto de Ruada. Foto: James Nachtwey

Hutu mutilado en el conflicto de Ruada.
Foto: James Nachtwey

Aunque no tenemos la suerte de disfrutar de una web personal como la de Steve McCurry, con Jim podemos acercarnos a su trabajo de un modo mucho más interesante. Como por ejemplo en este vídeo en el que se ven una serie de fotografías para denunciar la situación de diferentes epidemias en países del tercer mundo.

Después de haberlo visto imagino que a pesar de su crudeza a uno le dan ganas de seguir de cerca a este magnífico fotoperiodista admirado por todos quienes se dedican a esto, desde Gervasio Sánchez quien le ha llegado a pedir opinión sobre su propio trabajo, hasta muchos de quienes están empezando a viajar con la cámara y la mochila al hombro prácticamente igual que lo haría Hérodoto.

Porque War photographer, la película documental sobre su forma de trabajar, es un film imprescindible si les interesa lo que sucede en nuestro planeta y de qué modo es abordado por Jim. Merece la pena verlo. Incluso tenerlo para poder disfrutar cuando uno lo desee, pues aunque no son agradables las situaciones que tiene que cubrir, estas imágenes te devuelven a la cordura que ha sido secuestrada por tanta imbecilidad diaria que debemos soportar en las noticias cotidianas de la televisión, de la radio de la prensa en general.

Portada del documental de War-Photographer.

Portada del documental de War-Photographer.

War Photographer es «la película más directamente cautivante de Christian Frei. No deja, sin embargo, de plantear muchas preguntas al espectador: sobre el compromiso humanista, la necesidad y la manera de atestiguar sobre lo peor, sobre el respeto del otro y el principio de no-intervención directa, sobre el voyeurismo y la deriva de los medios de comunicación, etc. Su impacto tiene menos que ver con el supuesto peligro (el cineasta se aparta de toda tentación de suspenso o de espectacularidad) que con el encuentro de un personaje fascinante y misterioso, una especie de Don Quijote moderno y de caballero propulsado en la barbarie que parece haber transcendido todas las ambigüedades de su profesión. A veces, su ética puede parecernos chocante, su manera de exponerse al peligro, insensata, sus sacrificios, inútiles. Sin embargo, terminamos por comprender por qué actúa así.

Norbert Creutz, crítico suizo.

Insisto en que no deberían dejar de ver el proyecto de James Nachtwey; su lucha, su vida, sus fotografías. Pero si aún así no les he convencido, que él mismo sea quien que presente su trabajo. Pinchen aquí.

Comentarios