El álbum de Saal

Hace algunos meses que quería probar los álbumes de Saal-digital, y creo recordar que a través de Instagram encontré una promoción para gente con web, blog y demás redes sociales. Tú enviabas una solicitud, y si era aceptada te daban un cupón de descuento de hasta 40 euros exclusivamente para álbumenes. De entrada, la idea de este producto me convencía menos que la de una revista (tipo Ojo de Pez) o algo más parecido a los libros de fotografía que suelo comprar; sin embargo, como la promoción de dicha empresa era tal, decidí hacer la prueba a ver. Este es el resultado.

Pensé en mi proyecto de Ruanda iniciado hace un par de años porque está lo suficiente avanzado como para utilizarlo aquí. Con esta misma empresa (saal-digital) hice las copias en pequeño formato de cien imágenes que me gustaron de un total de más de 5.000 fotografías. Lo cierto es que quedé muy contento de la impresión en mate (después pedí otras sobre Palestina). Aquello me sirvió para ir realizando la maquetación de este álbum. Sin embargo, desde que hice el taller con Jose Manuel Navia, estoy flipando en colores, nunca mejor dicho. De hecho, mis últimos libros de fotografía los compré con esta intención: Early color de Saul Laiter, Nueva York in color de varios autores, Elliott Erwitt’s Kolor, Color correction de Ernst Haas, algunas fotos en color de Viviam Maier en A Photographer Found… De modo que a mitad de la edición decidí cambiar a eso, a color; pensé que el libro luciría más y podría comprobar mejor la calidad que todos comentan sobre esta imprenta.

Maqueté con InDesign (a partir de una plantilla facilitada por Saal) y luego lo descargué en un pdf en la web: un proceso un poco más laborioso porque debes optimizar el archivo final con Adobe Acrobat Pro. Lo hice así porque pensaba que determinados tipos de letras no podían instalarse en el programa que te ofrecen ellos mismos, y porque me manejo de un modo decente con dicho software. De todas formas fue desconocimiento personal, pues se pueden instalar fuentes nuevas el Programa Saal Design. A posteriori, cualquiera con el enlace puede acceder a tu álbum, algo muy cómodo si quieres compartirlo con familiares o amigos cuando se trata de fotolibros de vacaciones, comuniones, bodas u otro tipo de eventos. Eso sí, recomiendo encarecidamente hacer las consultas necesarias antes de iniciar el diseño (vía chat, correo electrónico o incluso te llaman por teléfono como fue mi caso), el trato con ellos es exquisito. Tienen una preocupación sobre la opinión del cliente y una atención a la altura de Amazon, que ya es decir. Después de algunos intentos fallidos al subir el archivo en la web (no sabía exportar correctamente el pdf), pude terminarlo y hacer el pedido. Por lo demás, todo es muy sencillo, incluida la forma de pago: yo uso PayPal. En una semana ya lo tenía en casa.


La calidad del libro es altísima, no puedo decir otra cosa. El formato que pedí (19×19), para lo que deseaba, fue todo un acierto. Como fui animándome a medida que llevaba a cabo la edición, incluí 160 páginas (el máximo) para un total de más de cien fotografías. La idea era quedarme con un buen recuerdo de mi viaje a Ruanda, independientemente de si las fotos eran mejores o peores, o si el coste superaba los 40€ del cupón promocional. Este fotolibro sobre El camino de Ruanda, es más un libro personal que un trabajo para exponer en ningún sitio.


La tapa que elegí fue mate, quedándole una cubierta con un tacto y una apariencia que lo convierte en un producto muy atractivo. Pero en cuanto al interior, la impresión de las imágenes no me ha convencido en su totalidad. La calidad es alta, el grosor de la hoja, el doblamiento del pliegue (pueden verse sin ningún problema cuando la foto está impresa a doble página). Sin embargo, este tipo de mate, para mí sigue teniendo demasiado brillo. Se observa fácilmente cuando tienes una fuente de luz como una bombilla. Imagino que en álbumes de bodas y comuniones quedará muy bien, pero en mi caso no termina de gustarme. Además, los colores me aparecen bastante más desaturados con respecto a cómo los veo en mi pantalla (uso un iMac 27 con calibrador profesional). Desconozco la causa de este error, pues son muy famosos por la fidelidad de los colores, una cuestión primordial en impresión.


Son estos últimos los aspectos que no me han satisfecho en un balance final. Sé que se debe a mi idea de obtener otro tipo de producto, y no el de un álbum. Estoy acostumbrado a los libros de fotos y a la alta calidad en mate del papel que utilizan. Quizá era eso lo que yo pretendía. Existen otros productos en saal-digital, pero me temo que nada parecido a lo que estoy comentando. Indagando en internet, otras empresas como por ejemplo blurb.es, parece que sí los tienen. Desde aquí, animo a los dirigentes de Saal a que incluyan estos productos porque cada vez somos más los fotógrafos que nos gustaría tener libros así. Y si lo hacen, estoy dispuesto a probarlo y realizar la crítica correspondiente.

Muestro aquí algunas fotografías originales incluidas en el trabajo:

Aciertos

  1. La altísima calidad del producto
  2. Servicio de venta bastante sencillo
  3. La atención al cliente es inmejorable
  4. Reparto relativamente rápido

Carencias (según mis demandas)

  1. Acabado con demasiado brillo para ser mate
  2. Papel demasiado grueso para un fotolibro
  3. Imágenes poco saturadas

Muchísimas gracias a saal-digital.es por su hacer profesional y el trato mostrado.

Comentarios