El adulterio de Camus

Ayer leí La mujer adúltera de Albert Camus. Un pequeño relato sobre la visión de una mujer casada que se siente atrapada en un matrimonio. El episodio transcurre durante parte de un viaje de negocios por el desierto arábigo con su marido para sacar a flote el negocio familiar.

Aunque se trata de un tema que ha ocupado a numerosos escritores, me quedo con la conclusión que nos da el nuestro. Jeanine, la protagonista de mediana edad, comienza a experimentar una decadencia física y existencial. Su vida se comprime entre las cuatro paredes que la encierran con un hombre grueso, sin ningún atractivo. Es en la historia que escribe Camus cuando manifiesta dicha desazón, pero al leerla uno percibe que la angustia no es repentina, y que la tristeza había ido creciendo desde que comenzó su unión con Marcel. Una decisión tomada porque se sentía necesitada y útil. Porque él no sobreviviría sin los cuidado de ella. Y también por que ella comprendía entonces que no sería nada sin la dependencia de él.

Me recuerda a ese episodio de los Simpsons en el que Marge, harta del trato de Homer, lo echa de la casa. El torpe y barrigudo padre de la familia más famosa de la tele, queda inmerso en el más profundo abandono personal, pues todos conocemos que se trata de un auténtico inútil e incapaz. Después de algunos días vagando por la ciudad, regresa con el motivo que debía convencer a su esposa: dependencia vital o doméstica. Homer llora explicando que no podría vivir sin que Marge lo cuidase y atendiese.

Aparte de este acometimiento de la historia, en especial la de los dibujos de los personajes de Springfield, lo que me llamó la atención del relato de Alberto fue la decisión equivocada (tal como se plantea) de acabar con un hombre del que no estaba enamorada. Una postura muy poco valiente, entiendo yo, al asegurarse la compañía de alguien sólo porque la necesita, no porque ella lo necesitara igualmente a él. Quizás sea una elección lógica que pudo alimentar un matrimonio durante algunos años, pero, pasado el tiempo, la sensación de vacío siempre termina inundándolo todo, en este caso los renglones de La mujer adúltera con la que Camus reflexionó sobre el amor y el concepto de adulterio, muy distinto del que uno podría pensar en un primer momento. Aunque para eso hay que leer el relato.

IMAGEN: Bañistas, Pablo Picasso.

Comentarios