Durante su corta estancia en nuestro mundo, vivió y amó mucho. Nació sin dinero y murió sin dinero. Lo que dejó atrás es la historia de su viaje irrepetible y un testimonio visual que reafirma su propia fe en la capacidad de los seres humanos para resistir y, a veces, triunfar. Un claro alegato a quienes viven de forma apasionada en busca de unos sueños.

Kornell Capa tras la muerte de su hermano Robert Capa.

Comentarios