#Moción de censura para Mendizábal

El otro día vino a verme un alumno a esas tutorías que tenemos para atenderles. Es un chico muy voluntarioso y tenaz que pasa horas pegado al libro y a sus esquemas. No sólo en Historia, tengo información de que lo hace en todas. Es joven, pero ya no es un adolescente. Quiero decir que, decidió obtener el título de bachiller habiendo dejado pasar la ocasión —por los motivos que fuesen— cuando a todos les corresponde de manera lógica, o sea, con dieciséis y diecisiete años. Hago esta introducción para que ustedes se sitúen y comprendan que no es muy frecuente toparse en una enseñanza de adultos con alumnos aplicados que dedican tanto tiempo a la materia.

España vista como una gran pandereta. Fuente: desconocida.

España vista como una gran pandereta. Fuente: desconocida.

El caso es que estuvimos juntos repasando el martes algunos aspectos del libro y sus apuntes y surgió una duda sobre la obra de Mendizábal.

Continue reading

¿Qué nos hace libres?

Al menos en teoría, lo que nos hace libre es el concepto de «Habeas Corpus» que significa literalmente: ‘tendrás tu cuerpo libre’. Fue aprobado por vez primera en Inglaterra en 1679 por su Parlamento, obligando a Jacobo II, a la sazón, monarca inglés, a aceptar este imperio de la Ley como así hubo de hacerlo años antes el acéfalo Carlos I.

Viñeta de El Roto

El habeas corpus es una institución jurídica que garantiza la libertad personal del individuo, con el fin de evitar los arrestos y detenciones arbitrarias. Se basa en la obligación de presentar a todo detenido en un plazo perentorio ante el juez, que podría ordenar la libertad inmediata del detenido si no encontrara motivo suficiente de arresto.

Este término proviene del latín hábeās corpus [ad subiiciendum] ‘que tengas [tu] cuerpo [para exponer]’, “tendrás tu cuerpo libre”, siendo hábeās la segunda persona singular del presente de subjuntivo del verbo latino habēre (‘tener’). O puede ser llamado igualmente como “cuerpo presente” o “persona presente”.

Socialismo por religión, cuestiones de fe

Qué interesante reflexión de Emilio Durkheim que personalmente relaciono con lo que Amin Maalouf llamaba «identidades», pues aunque en un principio pudiera parecer que lo que sustituye es la fe por la razón, el socialismo como ideología no deja de tener en parte una base de cierta credulidad, sobre todo para la masa. Muestra de ello es que algunos siguen pensando que no se han superado los principios que levantó Karl Marx, cuando ya desde Max Weber así se sabe. Pero no adelantaré acontecimientos y veamos lo que dice Tezanos sobre la idea que preocupó a Durkheim en cuanto a este relevo.

image

Continue reading

La guerra de Lobo

Una guerra suele ser un sitio repleto de hijos de puta. Les une una sensación de impunidad, de ser los reyes del mambo con un AK-47 en las manos. El trabajo del reportero es mezclarse entre esta gente, pagar el peaje en miedo, saliva y paciencia para llegar a lo único que merece la pena: los civiles, las víctimas. Nunca fue un trabajo fácil. Se entra limpio y sale cargado de efectos secundarios, de emociones personales. Nunca fue trabajo para ganar dinero ni reconocimientos de tus jefes. En él solo se consiguen soledades y melancolías.

Ramón Lobo, periodista.

Recuperar la autonomía personal

Según el SIPRI, el Instituto de Estudios para la Paz de Estocolmo, actualmente hay 23 conflictos armados de envergadura. Para el SIPRI la Guerra es un conflicto que causa más de 1000 muertos al año en el campo de batalla.

image

javirroyo.tumblr.com

La ECP, Escola de Cultura de Pau, habla en su último informe de 51 situaciones de tensión en el mundo, 28 procesos de paz abiertos y 44 regiones en situación de crisis humanitaria. En el 2004 el gasto militar ascendió hasta un 2,5% del PIB mundial, por cada habitante del planeta se gastaron 130 euros en armas. Lo cual no parece mucho teniendo en cuenta el precio al que están. El SIPRI afirma que China e India pasan a ocupar los primeros lugar en compra de armas. Resulta significativo que lo primero que decide hacer el gigante económico para sumarse al capitalismo es cargarse de armas. Y las armas se tienen con tres posibles intenciones: persuadir, atacar o defender. Sin duda China no desea ver amenazada la posibilidad de que el Dragón vuelva a despertar de un sueño de casi dos mil años. De nuevo nos dirigimos a una época de imperios en auge y decadencia. Por lo menos esta vez nos va a globalizar una cultura con siglo de tradición, y no una acabada de inventar a base de amontonar a todos los emigrantes del mundo.

Continue reading

Periodismo en Siria

Hace varios meses participé un proyecto de esos de crowdfunding que trataba de lograr la publicación de un libro sobre el conflicto actual en Siria. Sus autores son jóvenes periodistas españoles, algunos citados con más o menos frecuencia en este blog. Entre ellos se encuentra el reciente premio pulitzer Manu Brabo, también Antonio Pampliega de quien colgué una entrevista que hizo a Enrique Meneses; y Maysun, Alberto Prieto, Ethel Bonet, Ricardo García completan este elenco. El título es ‘Siria, más allá de Bab al-Salam’.

Para aquellos que no estén familiarizados con el crowdfunding, deben saber que se trata de una práctica de mecenazgo consistente en la presentación de un proyecto (no necesariamente ha de ser un libro, también los hay de documentales, discos, cine, y otros temas y formatos) junto al presupuesto que se estima para llevarse a cabo, así como lo que deberían costar los libros, discos, vídeos o lo que sea que quiera venderse. De tal modo que uno hace un proyecto que tiene un coste (ganancias incluidas) de 2000€ y que para ello debe vender cien libros a 20€, si no aparecen al menos cien mecenas o compradores que se lleven un libro como mínimo cada uno, dicho proyecto no se lleva a cabo. O sea, que antes de la publicación se aseguran los compradores. No sé si ha quedado claro, si no, me lo buscan en la guiquipedia esa.

Continue reading

#Me pregunto cuánto vale un muerto

Llevo días haciéndolo. Lo hice hace tiempo, pero después se me pasó. La semana anterior volví a ello cuando un compañero en la sala de profesores me llamó la atención para comentarme el accidente de tráfico que acabó con la vida de una veintena de personas en Bélgica —creo—. Le dije que me importaba un huevo de pato. Entiéndanme, no es que disfrute con la muerte de nadie, o que no me aflija con el sufrimiento ajeno, pero diariamente yo también veo, escucho y leo cómo miles de personas pierden la vida, y me da igual que sea aquí o en Pekín. Ciertamente, lo de Pekín me parece mucho peor, más trágico. Y sobre todo, evitable.

Ya digo que no conozco el caso belga, y que lamento el suceso, pero todo eso entra dentro de la lógica y de las matemáticas de la vida, de la perra vida. Del destino, si quieren. Un día te levantas sano, lleno de vida, joven, con tus veintipico y todo se va al carajo. Como le puede pasar a cualquiera, sin distinción de buena o mala persona. Para eso dios —si acaso existe— no hace excepciones. Conozco casos. Ustedes también los conocerán. Es trágico, sí; pero está dentro de esto que es la vida. Viene incluido en el paquete aunque con frecuencia se nos olvida.

El caso es que yo me pregunto, por qué la gente se aflige ante lo que los periódicos llaman «sucesos» y luego ven pasar como si nada las grandes tragedias del siglo XX y XXI. Porque, no sé si lo sabrán, pero el mundo está hasta la bola de guerras, torturas, privaciones de libertad y demás violaciones de derechos humanos. Aprovecho y les cuento algunas, con fotos y todo. A vuela pluma. Tan fácil como pinchar en www.boston.com/bigpicture