La revolución de ‘Los profesionales’

¿La revolución?… Cuando el tiroteo termina, los muertos se entierran, y los políticos entran en acción. Y el resultado es siempre igual: una causa perdida.

Bill Dolworth (Burt Lancaster) en #Los Profesionales de Richard Brooks (1966).

Estuvo sublime, Richard Brooks o Frank O’Rourke*, no sé a cuál de los dos pertenecen las palabras que se ponen en boca de Burt Lancaster en este magnífico diálogo que resume con magistral simplicidad la historia de todas las revoluciones que acontecieron, pues lamentablemente nunca se conquistó el palacio de Invierno, como suele decirse. Léanse las revoluciones rusa, china o cubana entre otras.

* Escritor de la novela.

De Karl a Lenin

Desde la creación de El capital, obra cumbre de Karl Marx, hasta la fundación de la URSS por Lenin y compañía el socialismo sufrió una serie de cambios que tuvieron mucha relación con el devenir del capitalismo. La historia ha demostrado los aciertos y errores del materialismo histórico, pero este es un tema que no vamos a abordar aquí. Me interesa ahora explicar brevemente cómo se evoluciona desde el marxismo al comunismo.

Continue reading

La política del Príncipe de Salina

Escena de El Gatopardo en la que le proponen al Príncipe de Salina participar en el nuevo Senado de Sicilia. Es magnífico este diálogo (Giussepe Tomasi di Lampedusa) entre Don Fabrizio y Aimone Chevalley de Monterzuoloen en el que se resume todo el pesimismo político encarnado en una magistral actuación de Burt Lancaster. Les recomiendo ambas cosas: película y, sobre todo, novela…

¿Qué nos hace libres?

Al menos en teoría, lo que nos hace libre es el concepto de «Habeas Corpus» que significa literalmente: ‘tendrás tu cuerpo libre’. Fue aprobado por vez primera en Inglaterra en 1679 por su Parlamento, obligando a Jacobo II, a la sazón, monarca inglés, a aceptar este imperio de la Ley como así hubo de hacerlo años antes el acéfalo Carlos I.

Viñeta de El Roto

El habeas corpus es una institución jurídica que garantiza la libertad personal del individuo, con el fin de evitar los arrestos y detenciones arbitrarias. Se basa en la obligación de presentar a todo detenido en un plazo perentorio ante el juez, que podría ordenar la libertad inmediata del detenido si no encontrara motivo suficiente de arresto.

Este término proviene del latín hábeās corpus [ad subiiciendum] ‘que tengas [tu] cuerpo [para exponer]’, “tendrás tu cuerpo libre”, siendo hábeās la segunda persona singular del presente de subjuntivo del verbo latino habēre (‘tener’). O puede ser llamado igualmente como “cuerpo presente” o “persona presente”.