El hombre de Kapuściński

El hombre medio no muestra especial interés por el mundo. A él ha venido y en él se ve obligado a vivir, y no tiene más remedio que afrontar este hecho lo mejor que pueda y sepa; cuanto menos esfuerzo exija, tanto mejor. Mientras que la absorbente empresa de conocer el mundo requiere un esfuerzo gigantesco y una dedicación absoluta. La mayoría de la gente tiende más bien a desarrollar habilidades contrarias: mirar para no ver y escuchar para no oír.

Ryszard Kapuściński, Viajes con Herodoto.

Las cifras de Hobsbawm

Una vez terminada la guerra fue más fácil la reconstrucción de los edificios que la de las vidas de los seres humanos.

Eric Hobsbawm, historiador. Sobre las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial.

Docencia prescindible

Olvida el profesor que solo es un medio hacia el conocimiento; puede comunicarlo u obstaculizarlo, pero en cualquiera de los casos la ciencia o el arte seguirán estando ahí.

Rafael G.G., profesor.

La propaganda de Aperture

Todo es propaganda de lo que uno cree. Cuanto más intensa y profundamente crees en algo, más propagandista te vuelves. Convicción, propaganda, fe , no lo sé, nunca he podido llegar a la conclusión de que ésa sea una mala palabra.

Aperture, 1982. Recogido de Joan Fontcuberta (2000): El beso de Judas.