Deseos

Los sueños de un maestro son sueños de pobre. Los que no interesan a nadie; los que nunca podrá tener.

La desgracia de Dumas

La desgracia es necesaria para perforar algunos túneles misteriosos escondidos en la inteligencia humana, y para hacer estallar la pólvora se necesita presión.

Alejandro Dumas, El conde de Montecristo.