La composición tiene reglas

«Fotografiar es colocar la cabeza, el ojo y el corazón en un mismo eje.»
—Henri Cartier-Bresson

Las expresiones para referirnos a la toma fotográfica son muy variadas. Entre ellas figuran las que la definen como la extracción de una imagen: sacar una foto o coger una foto. La fotografía, al menos la que se toma a lo vivo, es decir, sin intervenir en los elementos que aparecen en ella; es un acto extractivo y no inclusivo como puede serlo la pintura. Mientras que el pintor añade, el fotógrafo posee un marco del que despoja todo aquello que le sobra.

Continue reading

Los dioses de Brad

Los dioses nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último, todo es más hermoso porque hay un final.

David Benioff, guionista de #Troya.

La mirada

Desde muy pequeño siempre sentí gran atracción por la imagen. Me gustaba dibujar sobre todo monstruos. Debí de heredar esta predilección de mi abuelo materno quien dominaba la pintura y tenía cursos de dibujo y de ilustración comercial. Siempre fui bastante creativo, recuerdo que andaba todo el tiempo inventando la manera de cómo cambiar el aspecto de la bicicleta o el monopatín. Mi preocupación por lo estético ha sido una constante en mi vida y de un modo u otro lo sigue siendo. Pero más allá de que me atrape el mundo del diseño o del arte figurativo en general, el descubrimiento de la fotografía fue un momento muy importante en mi vida.

Continue reading

La dicha del conde

No hay dicha ni desdicha en este mundo, lo único que hay es la comparación entre un estado y otro, eso es todo. Sólo aquel que ha experimentado el infortunio extremo es capaz de sentir la extrema felicidad. Hay que haber deseado la muerte, para saber apreciar la dulzura de la vida.

There is neither happiness nor misery in the world; there is only the comparison of one state with another, nothing more. He who has felt the deepest grief is best able to experience supreme happiness. We must have felt what it is to die, that we may appreciate the enjoyments of life.

Alejandro Dumas, El conde de Montecristo.