La mirada

Desde muy pequeño siempre sentí gran atracción por la imagen. Me gustaba dibujar sobre todo monstruos. Debí de heredar esta predilección de mi abuelo materno quien dominaba la pintura y tenía cursos de dibujo y de ilustración comercial. Siempre fui bastante creativo, recuerdo que andaba todo el tiempo inventando la manera de cómo cambiar el aspecto de la bicicleta o el monopatín. Mi preocupación por lo estético ha sido una constante en mi vida y de un modo u otro lo sigue siendo. Pero más allá de que me atrape el mundo del diseño o del arte figurativo en general, el descubrimiento de la fotografía fue un momento muy importante en mi vida.

Continue reading