Escuela

La escuela

El siroco ha pasado por el campamento de refugiados de Bojador. La escuela no iba a ser una excepción, y la capa de polvo se reparte por todas las mesas y pupitres ya de por sí maltratados por el paso del tiempo. Las condiciones en las que estudian los niños no son las mejores. Se le llama escuela porque se sigue a pies juntillas aquella frase de Mario Moreno “Cantinflas” en su película de ‘El Profe’, que reza «donde hay un maestro y un alumno, ahí hay una escuela». Sin duda son los niños quienes sufren con mayor insidia la erosión del conflicto.

Comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.