Escuela Mother Kevin

El club de los faltos de cariño

Cuando comencé a viajar solo, en un principio por España (fue en Barcelona donde me enfrenté a mis primeros miedos) y luego cruzando las fronteras de Europa, América y África; siempre me he hecho la misma pregunta: ¿colgarse la mochila al hombro se debe a un motivo que nos arrastra a conocer otros lugares, o a otro distinto que nos empuja a huir del puerto de partida? Se trata de una duda que no he resuelto, al menos no de un modo definitivo.

Sigue leyendo

La Flaca

Carta abierta a monárquicos y republicanos

Llevo varios días dando vueltas a lo del rey porque así me lo han pedido varios alumnos y seguidores de Twitter. Lo primero que se me viene a la cabeza es que no soy nadie para opinar sobre el tema, es decir, nadie relevante cuya opinión merezca ser considerada. Comprendo que como profesor de Historia algunos me vean con cierto conocimiento sobre el caso, pero si algo he aprendido a lo largo de mi trayectoria como estudiante es a desconfiar de lo aprendido.

Sigue leyendo

Niños en Paris

People and dogs

Lo que Ryszard Kapuściński llamó el «otro» tiene para mí el mismo efecto que para el famoso reportero. En todas mis fotografías, al menos aquellas de las que me siento más satisfecho, aparecen personas, pues es la condición humana la piedra angular sobre la que giran mis inquietudes. Pienso que vivimos bajo la estúpida idea de que somos diferentes, creemos que existen los otros. No es así, ni siquiera hay razas; bueno sí: la humana. Esta colorida galería tiene por objetivo reunir a esas gentes que voy encontrándome en los viajes, y demostrar que existe una esencia que nos une. Indudablemente somos parte de un conjunto que nos relaciona para bien y para mal. Y luego los perros, salpicando esta muestra para dotarla de esa humanidad de la hablo: perros. Como muchos fotógrafos —quizás Elliott Erwitt sea el más conocido— me divierten las escenas en las que aparecen estos fieles amigos del hombre. A veces cómicas, a veces enternecedoras. Será esta una ventana siempre abierta y viva para enseñar a todos aquellos que deseen mostrarse, por ello irá creciendo con el tiempo. Espero.

Sigue leyendo

A veces entro en una clase y cuento cosas. Me llamo Rafa.